Cáscaras de huevo como fertilizante o abono casero para suculentas y cactus


¿Para qué sirve la cáscara de huevo en las suculentas?

Cuando te explicamos cómo hacer sustrato para suculentas no sólo hablamos de una serie de componentes que puedes utilizar sino que, además, mencionamos algunos “ingredientes” que podías sumar a tus recetas, así como los distintos beneficios que aportaba cada uno de ellos.

Uno de los componentes o ingredientes de los que hablamos es la cáscara de huevo. La cáscara de huevo es un desecho que en mayor o menor medida casi todo el mundo tiene en su casa.

Las cáscaras de huevo se pueden usar como fertilizante o abono casero para suculentas y cactus. Les aportan calcio, fósforo, potasio, hierro y magnesio. Nutrientes muy importantes para favorecer su desarrollo y crecimiento.

¿Cómo utilizar las cáscaras de huevo como abono o fertilizante casero?

1. Como parte de la mezcla del sustrato para suculentas

Puedes utilizar las cáscaras de huevo como componente del sustrato. En primer lugar, debes aclarar bien las cáscaras para eliminar los restos de yema o clara de huevo, ya que pueden ocasionar mal olor y la aparición de alguna plaga.

Una vez aclaradas las cáscaras debes dejarlas secar. Déjalas en un lugar fresco y ventilado o ponlas al sol para acelerar el proceso de secado. Después, debes triturarlas. Para esto te puedes ayudar de un mortero, procesador de alimentos, o simplemente aplastarlas con algún objeto con las que machacarlas.

Una vez trituradas las puedes aplicar directamente en la mezcla de sustrato.

En caso de que queramos añadirlas en el propio recipiente donde tenemos la suculenta ya plantada, es recomendable, regar inmediatamente después de verter el polvo para conseguir que el sustrato lo absorba correctamente.

Las cáscaras de huevo tardan meses en descomponerse dentro del sustrato por lo que no es recomendable añadirlas más de una vez al año.

Al igual que te recomendamos en el almacenaje de sustrato, puedes almacenar el sobrante en un recipiente cerrado y seco para utilizar en futuras ocasiones.

2. de cáscaras de huevo para regar

Otra forma en la que puedes emplear las cáscaras de huevo para agregar nutrientes a las suculentas es realizando un té o infusión. Aplicado de esta forma, se trata de un fertilizante para suculentas y cactus.

Para realizar el té, debemos, de nuevo, aclarar las cáscaras para eliminar el exceso de clara o suciedad que puedan tener. Las rompemos un poco con las manos o, como en el método anterior, con la ayuda de un mortero o procesador de alimentos.

Luego, las ponemos en agua hirviendo. La proporción recomendada es de 2 cucharadas generosas de cáscara triturada por cada 4 litros de agua.

Ponemos la mezcla hervir durante aproximadamente 10 minutos y después la dejaremos reposar durante unas 24 horas. Filtramos la mezcla con la ayuda un colador o paño.

Utiliza el líquido de la infusión para regar tus plantas suculentas y así les aportarás todos los nutrientes que contiene la cáscara de huevo. Recuerda que las suculentas no se deben fertilizar frecuentemente. Te recomendamos realizar el proceso de fertilización una vez al año, preferiblemente al iniciar la época de crecimiento activo o durante alguna floración.

En las historías de nuestro perfil de Instagram te mostramos algunos vídeos cómo trituramos y almacenamos las cáscaras de huevo para utilizar como abono o fertilizante para suculentas.

¡Únete a la comunidad atípica!

Los comentarios están cerrados.

Todos los contenidos de está página web están protegidos por la Ley de Derechos de Propiedad Intelectual. No se permite su reproducción o copia sin autorización.
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la política de cookies.   
Privacidad